@2019 Vertical Church LV  

VD_LogoScript2White.png
VERTICAL LOGO 02.png

Vertical

Church

lv

Quienes somos

our pastors:
Pastor Noel Sanabria
Pastor Kayla Sanabria

IMAGEN PRONTO

Imagen Pronto

Jeremías DelVillar

Pastor de Enseñanza 

info@verticallv.org

David Rivera

Pastor de Jóvenes

info@verticallv.org 

#SOMOSFAMILIA

MISIÓN:

Nuestro propósito es crear un lugar donde toda persona que esta lejos de Dios pueda tener un encuentro con el amor de El a través de una relación comprometida y vertical con Cristo Jesús. La Iglesia Vertical existe para glorificar a Dios en cumplir la Gran Comisión  (Mateo 28:19-20) en el espíritu del Gran Mandamiento (Mateo 22:37-40)

VISIÓN:

Nuestro deseo es ser una iglesia que es multi-cultural y multi-generacional, llena de vida que ministra a toda la familia y le de la bienvenida a cada persona no importando su estado presente. Nuestra esperanza es crear ese ambiente donde toda persona pueda tener un encuentro personal con el amor de Dios a través de una relación Vertical con su hijo Jesús. Todo lo que hacemos como cuerpo de Cristo se hace con el simple propósito de dirigir a cada persona a Jesús.

CREEMOS EN:

La Escritura

Afirmamos que la Biblia, que contiene el Antiguo y el Nuevo Testamento, es la única infalible e inspirada Palabra de Dios, y que su autoridad es definitiva, final y eterna. No se puede sumar, restar o reemplazar en cualquier aspecto. La Biblia es la fuente de toda doctrina, instrucción, corrección y reprensión. Contiene todo lo que se necesita para la guía en la piedad y la conducta cristiana práctica. Esta congregación acepta la Santa Biblia como la voluntad revelada de Dios, la regla todo suficiente de la fe y la práctica, y adopta la siguiente Declaración de Verdades Fundamentales:

La Biblia es nuestra regla toda suficiente para la fe y la práctica. Esta Declaración de Verdades Fundamentales se entiende simplemente como una base de comunión entre nosotros (es decir, que todos hablamos la misma cosa, 1 Corintios 1:10, Hechos 2:42).

La Trinidad 
Es el testimonio tanto del Antiguo como del Nuevo Testamento y de la Iglesia Cristiana que Dios es Uno y Trino. La revelación bíblica testifica que hay un solo Dios y que Él existe eternamente en tres personas: Padre, Hijo y Espíritu Santo.
 
Dios Padre 
Dios el Padre es el creador y sustentador de todas las cosas, y Él creó el universo en amor. Él creó al hombre a su propia imagen para tener comunión y llamó al hombre de vuelta a Él mismo a través de Cristo después de la rebelión y la caída del hombre.
 
Dios el Hijo 
Jesucristo es eternamente Dios. Él estaba junto con el Padre y el Espíritu Santo desde el principio, y por medio de Él todas las cosas fueron hechas. Para la redención del hombre, Él dejó el cielo y se encarnó por el Espíritu Santo a través de la virgen María; De ahora en adelante, Él es para siempre un Cristo con dos naturalezas -Dios y hombre- en una sola persona.
 
Dios el Espíritu Santo 
El Espíritu Santo es Dios, el Señor y dador de vida, que fue activo en el Antiguo Testamento y dado a la Iglesia en plenitud en Pentecostés. Él da poder a los santos para el servicio y el testimonio, limpia al hombre de la vieja naturaleza y nos forma a la imagen de Cristo. El bautismo en el Espíritu Santo, subsiguiente a la conversión, libera la plenitud del Espíritu y se evidencia por los frutos y dones del Espíritu Santo.
  
La Expiación 
La muerte vicaria de Cristo en la cruz pagó el castigo por los pecados del mundo entero, pero sus beneficios sólo son aplicables a aquellos que reciben a Jesús como su Salvador personal. La sanación -cuerpo, alma y espíritu- y todas las provisiones de Dios para Sus santos, están previstas en la expiación, pero éstas deben ser apropiadas.
 
La Salvación 
La Palabra de Dios declara claramente que la salvación es un don gratuito de Dios, basado en los méritos de la muerte de Su Hijo, y es aplicada por la fe. La salvación se efectúa mediante el arrepentimiento personal, la creencia en el Señor Jesús (justificación) y la aceptación personal de Él en la vida de uno como Señor y Salvador (regeneración). La nueva vida en Cristo incluye los privilegios de adopción y herencia en el reino del amado Hijo de Dios. La salvación es un acto de libre albedrío en respuesta al amor personal de Dios por la humanidad. Está predestinado sólo en el sentido de que Dios, a través de Su omnisciencia, conoció por adelantado a aquellos que lo escogerían. Es seguro en el compromiso eterno e inmutable de Dios que no miente y es para siempre el mismo. La salvación debe producir un estilo de vida activo de amorosa obediencia y servicio a Jesucristo nuestro Salvador.
 
La vida cristiana 
Creemos que las Escrituras describen la vida del santo en este mundo para ser uno de equilibrio entre lo que nos es imputado como cristianos y lo que nos es impartido según nuestra fe y madurez. Por lo tanto, la provisión de Dios para Sus hijos es total, y las promesas son definitivas y para siempre. Las deficiencias del individuo y de la Iglesia son por el progreso continuo de santificación de los santos. La vida cristiana está llena de procesos, pruebas y guerras contra un enemigo espiritual. Para aquellos que permanecen en Cristo hasta su muerte o Su regreso, las promesas de bendición eterna en la presencia de Dios están aseguradas. Para permanecer fiel a través de todas las circunstancias de la vida se requiere la dependencia del Espíritu Santo y la voluntad de morir a los deseos y pasiones personales.
 
La Iglesia 
El objetivo de la Iglesia es hacer discípulos de todas las naciones y presentar a los santos completos en Cristo. El pleno ministerio de Efesios 4 gobierna la Iglesia, los oficios de ancianos y diáconos, así como otros oficios mencionados en las Escrituras. La política de la Iglesia es un equilibrio entre la autoridad de la congregación y los ancianos, enfatizando la autoridad final del liderazgo de la Iglesia. Es esencial para la vida de la Iglesia que se practiquen patrones bíblicos de disciplina y que la vigilancia de la disciplina de la Iglesia, individual y corporal, sea ejercida por el liderazgo de la Iglesia.
 
El Bautismo y la Cena del Señor 
La Palabra de Dios encomienda a la Iglesia dos ordenanzas perpetuas del Señor Jesucristo. El primero, el bautismo, es el signo exterior de lo que Dios ya ha hecho en la vida del individuo y es un testimonio para todos de que la persona ahora pertenece a Jesús. Es la identificación con Jesús y se efectúa en el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo. La Cena del Señor es una conmemoración de la muerte del Señor y se hace en memoria de Él hasta que Él vuelva; Es un signo de nuestra participación en Él. Ambas instituciones están restringidas a aquellos que son creyentes.
 
Escatología 
Afirmamos la segunda venida física y personal del Señor Jesucristo, la resurrección de los santos, el milenio y el juicio final. El juicio final determinará el estatus eterno tanto de los santos como de los incrédulos, determinado por su relación con Jesucristo. Afirmamos con la Biblia el estado final de los nuevos cielos y la nueva tierra.

La Familia

Creemos que la familia es el primer ministerio (Génesis 3). Creemos que Dios creo el matrimonio entre un hombre y una mujer. Creemos en que el hogar saludable es el hogar ordenado por Dios. Instruimos, educamos, equipamos y ayudamos a que los matrimonios sean saludables y exitosos.